Onirógeno, viene del griego oneiro “sueño” y gen “crear”, se aplica a lo que produce o mejora los estados de sueño. Actualmente se utiliza para las plantas o sustancias que aumentan la probabilidad de tener sueños lúcidos (darte cuenta de que estás soñando dentro del sueño mismo).

OiZlKm6bB3LauBL5B2X0t7qT8SPFkZiur2wU7qfCCNtGwjotp1DDVu4OM-0me0B4j0OorR3tvS6S_0o0HnHFAfCdWHFIGU0w9_UHR-OQTAdfSfeAEqB3BD8brAfZB8mrZla7re0v

Plantas como la Calea zacatechichi, la Entada rheedii y la Galanthus caucasicus, se han utilizado durante miles de años como forma de conciliar el sueño, de practicar la lucidez onírica y la oniromancia, o sea la recepción de información telepática o profética mientras la persona se encuentra dormida. Estas plantas tienen poco o ningún efecto en la conciencia de vigilia, sus efectos se notan durante los sueños.Hay un libro que enumera varias de ellas, se llama Drugs of the Dreaming (Drogas del sueño.* Lo escribieron Gianluca Toro y Benjamin Thomas. El primero es químico ambiental y autor de otro libro sobre animales psicoactivos. El segundo es un investigador especializado en las plantas de Papua Nueva Guinea. Jonathan Ott dijo esto en el prólogo del libro:

“Una de las áreas de etnomedicina más recónditas y menos investigadas involucra a los onirógenos, o plantas inductoras de sueños, de los cuales el prototipo científico podría ser Calea zacatechichi, conocido como thle-pelakano. Utilizado por los indios chontales de México, es el más investigado de todas las plantas de este tipo. Sin embargo, lo que hace que Drugs of the Dreaming sea tan interesante no es sólo su revisión de las investigaciones existentes sobre posibles sustancias vegetales, animales y sintéticas (de las cuales hay muy poco), sino su compromiso con la posibilidad de otras. Los diversos bioensayos de Benjamin Thomas consigo mismo demuestran un terreno especulativo fértil para su libro.*

Después de proporcionar una breve historia cultural de los sueños y una mirada a la neuroquímica del estado onírico, los autores analizan las siguientes subcategorías de onirógenos: (1) Phyto-Oneirogenica (plantas) como ayahuasca, Calea zacatechichi, Duboisia hopwoodii y Salvia divinorum. (2) Myco-Oneirogenica (hongos) como Amanita muscaria, hongos psilocibos y hongos parásitos. (3) Zoo-Oneirogenica (animales), incluyendo Kyphosus fuscus, Mullets baggara y Giraffa camelopardalis. (4) Bromato-Oneirogenica (alimentos) como ciertos tipos de queso. Y finalmente, (5) Oneiro-Chymica (compuestos endógenos y sintéticos), que incluye anestésicos disociativos como la ketamina y el DMT producido por el cuerpo.

Este pequeño libro sólo proporciona un punto de partida al enumerarlos ya que no profundiza demasiado en ninguno de ellos. Para suplir esas carencias y que el lector no se quede con ganas de experimentar por falta de información más detallada, mencionaré dos ejemplos populares.

Calea zacatechichi se consume en una infusión, que es muy amarga. Se hierven de 2-4 gm de hojas secas por cada taza de agua y se bebe sólo una antes de ir a dormir. También se puede utilizar fumada (15-20 gm de hojas secas solas o con tabaco), justo antes de irse a la cama. Los extractos orgánicos de la planta producen signos de somnolencia y patrones cerebrales específicos atribuidos al sueño lúcido. Grandes dosis provocan ataxia y vómitos. Totalmente desaconsejada en caso de fallos renales o hepáticos. En un estudio mediante EEG, dos investigadores encontraron que:

“Los efectos de la planta sobre la frecuencia de descarga del cíngulo fueron significativamente diferentes de los fármacos disociativos alucinógenos (ketamina, quipazina, fenciclidina y SKF-10047). En voluntarios sanos humanos, las dosis bajas de los extractos administrados en un diseño doble ciego contra placebo aumentaron el tiempo de reacción y la estimación del lapso de tiempo. Un estudio controlado del sueño en los mismos voluntarios mostró que los extractos de Calea aumentaron las etapas superficiales del sueño y la cantidad de despertares espontáneos. Los informes subjetivos de los sueños fueron significativamente más altos que el placebo y el diazepam, lo que indica un aumento en las imágenes hipnagógicas que ocurren durante las etapas superficiales del sueño.”**

tandardized 40 Hz power (36  45 Hz) in waking (left), lucid dreaming (middle) and REM sleep (right frame) in a single subject. Topographic images are based on movement-free EEG episodes and are corrected for ocular artifacts. For each state, power values are averaged across the respective episode. Compared to REM sleep, lucid dreaming shows increased 40 Hz activity across the entire cortex. The increase is strongest in frontal regions. Compared to waking, frontal and parietal regions are similarly activated in lucid dreaming.  

Potencia estandarizada de 40 Hz (36-45 Hz) en vigilia (izquierda), sueño lúcido (medio) y sueño REM (cuadro derecho) en un solo sujeto. Las imágenes topográficas se basan en episodios de EEG sin movimiento y se corrigen por artefactos oculares. Para cada estado, los valores de potencia se promedian en el episodio respectivo. En comparación con el sueño REM, el sueño lúcido muestra una mayor actividad de 40 Hz en toda la corteza. El aumento es más fuerte en las regiones frontales. En comparación con la vigilia, las regiones frontal y parietal se activan de manera similar en los sueños lúcidos.**

La galantamina, principio activo de varios fármacos, es un inhibidor de acetilcolinesterasa, reversible y soluble en agua que funciona como un “potenciador de los sueños” y también se recomienda para quienes padecen Alzheimer. Se obtiene sintéticamente o de los bulbos y flores de Galanthus caucasicus Galanthus nivalis originarias de las estepas de Rusia y las regiones montañosas del Cáucaso, Irán y el este de Turquía. A partir de 100g de la planta se obtienen entre 100mg y 2g de galantimina cristalizada. Las propiedades de la planta se citan en La Odisea de Homero («las raíces eran negras y las flores blancas como la leche; los dioses la llamaban noly; solo ellos podían probarlas, no así los hombres, a quienes les estaba prohibido»).

Actualmente circulan suplementos de galantamida de venta libre que se han popularizado en grupos dedicados al estudio de los sueños debido a su capacidad para mejorar el recuerdo y facilitar sueños lúcidos. Se recomienda tomarse una cápsula 30 minutos a una hora antes de acostarse, obviamente hay que leer antes las contraidicaciones del suplemento, aunque parece ser bastante seguro…

 

* Gianluca Toro; Benjamin Thomas (2007), Drugs of the Dreaming: Oneirogens, Salvia divinorum and Other Dream-Enhancing Plants, Park Street Press.

** Allan Hobson y Ursula Voss (2010), Lucid dreaming and the bimodality of consciousness. https://www.researchgate.net/publication/300465484_Lucid_dreaming_and_the_bimodality_of_consciousness