.

Cual todo un alquimista de la fotografía cósmica, lo que hizo McCarthy para obtener esta mítica imagen fue combinar 150,000 fotografías de la luna a través del programa AutoStakkert!. Así pudo mostrar los colores que crea la concentración de minerales presentes en capas subterráneas, y que podríamos ver si nuestras células fotorreceptoras en la retina pudiesen captar otras ondas de luz.

 

Sin duda, esto nos da más razones para seguir idolatrando a la luna…