Sáb. Sep 19th, 2020

Zona Oculta Magazine

Todo lo que debes saber

Una tomografía demuestra que dos momias egipcias de 3.000 años de antigüedad no son realmente humanas

Gracias a un innovador estudio que combinó la tomografía computarizada con otra computarizada de energía dual se ha conocido que, lo que se creía una momia infantil milenaria es, en realidad, un paquete de barro y granos de maíz moldeados para representar al dios egipcio de los muertos y señor del inframundo: Osiris. La momia, propiedad del Museo Marítimo Nacional de Haifa, en Israel, fue enviada junto a otra con cabeza de halcón al Hospital Rambam de la misma ciudad.

Desde hacía años, el personal del museo dudaba del registro oficial que sugería que contenían aquellos lienzos, en realidad, contenían corazones momificados. Para salir de dudas sometieron a las momias a la tomografía computarizada que combina una serie de radiografías, tomadas desde diferentes ángulos alrededor del cuerpo y estas imágenes son procesadas por un ordenador que crea cortes transversales de los huesos, vasos sanguíneos y tejidos blandos que hay en el cuerpo.

La directora de imágenes del hospital, Marcia Javitt creyó que la más grande de las momias egipcias podría ser humana, ya que “parecía un niño pequeño” que habría sido momificado hace 2.500 o 3.000 años en el Antiguo Egipto, pero los resultados indicaron que se trataba de una momia hecha de materia vegetal, aparentemente destinada a representar a Osiris.

Por otro lado, la momia con cabeza de Horus, dios considerado como el iniciador de la civilización egipcia, contenía en realidad un pájaro momificado, posiblemente un halcón, animal asociado también a Horus. “Pudimos identificar la forma y los huesos de lo que parece un pájaro. No era algo que esperáramos encontrar”, afirmó Javitt. Las aves en el antiguo Egipto tenían un rol muy importante, porque se creía que eran protectores. Por esa razón se colocaban como ofrenda en tumbas junto a los faraones.

En el antiguo Egipto se creía que las aves eran protectoras

De acuerdo a los especialistas, las dos momias egipcias pudieron haber pertenecido al mismo faraón y haber formado parte de su ajuar funerario.Marcia Javitt está muy contenta con los resultados obtenidos pues, según explica a Daily Mail, “con las momias, los huesos se vuelven menos densos, los tejidos se deshidratan, y no es como escanear a un animal vivo, humano u otra criatura, porque las relaciones de los tejidos son muy diferentes”.

fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Posts List