Posts List

4 diciembre 2020

Zona Oculta Magazine

Todo lo que debes saber

Caso Alcàsser: las dos últimas pistas sobre el paradero de Antonio Anglés

La acusación particular solicita a la juez que investiga la causa por el triple que crimen que investigue una foto y una llamada telefónica de Anglés en el barco donde se perdió su rastro en 1993

Imagen de la ficha de Antonio Anglés en Interpol con su edad actualizada tomada este domingo – ABC 

Como cada 25 de julio, este año la Interpol actualizó la edad de Antonio Anglés Martins, considerado el autor material del triple crimen de las niñas de Alcàsser. Es el único dato que oficialmente cambia en la ficha de Anglés desde que en 1993 pasó a figurar como uno de los fugitivos más buscados del mundo y sobre el que pesan los cargos de rapto, violación, asesinato, inhumación de cadáver y tenencia ilícita de armas.Antonio Anglés tendría actualmente 54 años si estuviera vivo. Los investigadores de la Guardia Civil creen que murió en su huída hacia Dublín tras el asesinato de Miriam García, Desirée Hernández y Toñi Gómez.

Sin embargo, el caso Alcàsser sigue abierto en el juzgado de instrucción número seis de la localidad valenciana de Alzira. Y así será hasta 2029 siempre que no se encuentre, vivo o muerto, al hombre al que la sentencia dictada en 1997 le atribuyó la comisión del crimen. Hasta dentro de nueve años no se extinguirá la responsabilidad penal de Anglés y, por consiguiente, seguirá su búsqueda.

Al respecto, la juez que instruye la pieza separada del caso Alcàsser emitió en noviembre del año pasado una orden europea de investigación para solicitar la colaboración de las autoridades del Reino Unido.

La reactivación de la búsqueda de Antonio Anglés se ha solapado con la reciente identificación de unos huesos hallados en la fosa donde fueron enterradas Miriam, Toñi y Desirée. Los restos pertenecen a la primera, pero los investigadores creen que no aportan novedades al caso, al entender que estaban en las inmediaciones de la fosa del paraje de la Romana en la que fueron enterradas las niñas y no habían sido encontrados hasta ahora.

 

La requisitoria ( orden de busca y captura internacional contra Antonio Anglés) sigue activa, por lo que «ha de investigarse cualquier dato novedoso que pueda contribuir a conocer su paradero y propiciar su detención», según explicaron fuentes del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana.

Las diligencias se centraron en los interrogatorios a la tripulación del «City of Plymouth», el barco en el que se pierde el rastro de Anglés en las inmediaciones del puerto de Dublín el 23 de marzo de 1993. El objeto de las pesquisas pasaba por determinar si recibió ayuda en su huída y obtener algún dato sobre el paradero de Antonio Anglés o su posible ahogamiento.

Fruto de aquellas investigaciones, el oficial jefe del buque explicó en uno de los interrogatorios que uno de los marineros tomó una foto a Antonio Anglés al ser descubierto como polizón días antes de la llegada al puerto de Dublín. La imagen no ha sido localizada. Sin embargo, en contra de la opinión de una de las acusaciones particulares personadas en la causa, la magistrada del juzgado de instrucción número 6 de Alzira entiende que «cualquiera que fuera el resultado no aportaría ningún dato esclarecedor sobre el paradero del presunto autor de los hechos». De hecho, la investigación policial ya probó que Anglés estuvo en el «City of Plymouth».

Al hilo de las pesquisas de la policía británica, ha trascendido que Antonio Anglés, que en el barco se hacía pasar por un ciudadano portugués ya fallecido, realizó una llamada telefónica mientras todavía seguía a bordo con un empleado de una compañía de transportes de Lisboa.

Al respecto, según ha avanzado «Las Provincias», la asociación Clara Campoamor, que ejerce la acusación particular en el caso Alcàsser, ha solicitado a la juez de Alzira la localización y el interrogatorio de la persona que habló con el fugitivo, que en su huída burló todos los controles policiales que durante tres meses siguieron su rastro en España, Portugal e Irlanda.

De Valencia a Dublín: una huída y tres países

El 27 de enero de 1993 fueron hallados los cadáveres de Miriam, Toñi y Desirée. Ese día comenzó la fuga de Antonio Anglés. Permaneció en distintos puntos de la provincia de Valencia hasta que el 10 de febrero secuestró a un agricultor y le obligó a que le llevara a la localidad conquense de Minglanilla. Posteriormente, la Guardia Civil le sitúa en Madrid y Portugal.

En el país luso embarcó con destino a Liverpool el 18 de marzo. El 23 de marzo de 1993 fue el último día que se vio con vida al asesino de las niñas de Alcàsser. La tripulación del «City of Plymouth» le encerró en un camarote, pero cuando la policía fue a detenerlo en un espectacular despliegue en el puerto de Dublín, ya había desaparecido. Desde entonces, la Interpol ha seguido sumando años a su ficha, la 1993-9069, cada 25 de julio.

Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *