Posts List

12 abril 2021

Zona Oculta Magazine

Actualidad de las mejores noticias de internet

China está construyendo misteriosas estructuras gigantes en medio de la nada

Nuevas imágenes por satélite muestran que China está construyendo misteriosas estructuras en el medio del desierto. Algunas de ellas podrían ser silos nucleares

China sigue construyendo grandes y misteriosas estructuras en medio de la nada. Las últimas acaban de aparecer en las planicies de Jilantaizhen, en la Mongolia interior china. Y aunque sospechamos lo que pueden ser algunas de ellas, otras siguen siendo objeto de especulación a pesar de que su escala es gigantesca.

Según la Federación de Científicos Americanos —FAS, en sus siglas inglesas, una organización que afirma ofrecer análisis científico para la protección contra amenazas nucleares, químicas y bacteriológicas— las nuevas construcciones detectadas en recientes fotografías de satélite podrían ser nuevos silos de misiles balísticos intercontinentales: “indican por lo menos 16 silos en construcción, una expansión significativa desde que hace unos años se detectara el primero”.

Además de estas instalaciones, afirman que el ejército chino parece haber construido una red de túneles que pueden servir para que las unidades del ejército puedan mover, descargar y operar misiles sin ser detectados. En las fotografías, afirma FAS, se pueden ver hasta 72 lanzadores móviles de misiles en operación, además de 18 lanzadores de los nuevos Dongfeng-41 (‘viento del este’, en chino). Si quieres consultar su localización en Google Earth, puedes descargar este fichero KMZ.

En esta foto, se pueden ver los túneles y un lanzador móvil DF-41 para ver la escala en la esquina superior izquierda. (FAS)

Pero la mayor sorpresa no es la expansión de la capacidad nuclear china sino un nuevo tipo de construcción que podría ser un nuevo tipo de silo para el DF-41. Los DF-41 son los nuevos ICBM de la fuerza de cohetes del ejército chino con un rango de unos 15.000 kilómetros y una velocidad punta de Mach 25.

Los grandes misterios del desierto

No es la primera vez que los satélites han encontrado estructuras gigantescas en medio de la vasta superficie del país oriental. Hace poco menos de 10 años que cubrí las extrañas estructuras que habían aparecido en múltiples localizaciones, todas de origen humano y algunas claramente relacionadas con las fuerzas militares chinas.

La primera de ellas es la que podéis ver sobre estas líneas, situada en la meseta tibetana al oeste del desierto de Kumtag, en la provincia de Gansu: unas grandes líneas blancas que cubren una superficie de 1,6 x 1 kilómetro, quizás excavadas con gran maquinaria o dibujadas en el terreno por algún tipo de material blanco. En su día, algunos especularon que era una retícula de calibración de satélites.

La de arriba es otra estructura similar, situada en otro punto completamente diferente del desierto.

Y la de arriba parece ser una cuadrícula para prácticas de tiro, algo que su estado actual parece confirmar. Como la que se ve debajo, en forma concéntrica.

Alineación concéntrica de objetos. (Google Maps)

Lo que no está tan claro es qué es la siguiente foto, que recuerda a un sistema gigantesco de antenas como el que los Estados Unidos tiene desplegado en Alaska. Llamado HAARP —High Frequency Active Auroral Research Program— es un sistema de antenas diseñado para estudiar la ionosfera y operado por la US Air Force, la US Navy, la University of Alaska y Darpa, el brazo de investigación de tecnologías experimentales del Pentágono. Sin embargo, esta parece mucho más grande y no se sabe realmente lo que es.

¿Un campo gigante de antenas? (Google Maps)

Tampoco está claro qué es esta forma de color azul claro al lado de lo que parecen las pistas de un aeropuerto inexistente, sin ningún edificio alrededor. Quizá solo sean campos de tiro para prácticas de bombardeo.

¿Pistas azules y pistas de asfalto? (Google Maps)

Sin embargo, casi una década más tarde, no se ven signos de bombardeo. Todo parece idéntico.

El gran filtro atómico sigue activo

Sean lo que sean todas estas estructuras, lo cierto es que China continúa armándose hasta los dientes. Nuevos portaaviones, cazas de combate invisibles robados de los diseños americanos y misiles como los DF-41, que serían capaces de alcanzar Madrid con hasta 10 cabezas nucleares desde su base en Mongolia en poco más de media hora.

 

Solo estos 16 silos serían capaces de bombardear toda Europa o los Estados Unidos con hasta 160 ojivas nucleares. Aun así, los chinos solo tienen unas 290 cabezas nucleares, una pequeña “fracción de las cabezas nucleares rusas o americanas” según FAS. Pero siguen expandiendo esa capacidad a marchas forzadas.

 

A la hegemonía económica China le falta poco. A la militar —a pesar de tener el ejército de tierra más grande del planeta con casi 2,2 millones de efectivos—, todavía le queda. Pero no tardará mucho más.

Lanzadera móvil de misil balístico DF-41. (Gobierno chino)

Pero no hace falta que igualen la capacidad destructiva norteamericana o rusa. China es una fuerza poderosa y de carácter imperialista, como lo son los Estados Unidos y Rusia. Las tres se siguen bastando solas para acabar con el planeta varias veces. Esas tres potencias siguen representando uno de los potenciales grandes filtros que acabarían con la humanidad, los eventos de extinción masiva que destruirían la civilización y la propia especie humana. Como si no tuviéramos suficiente con el cambio climático y otros potenciales fenómenos naturales.

 

En vez de construir máquinas del fin del mundo en medio de las planicies mongolas, quizás China debería dedicarse a investigar tecnologías que lleven a la humanidad hacia una nueva era de prosperidad sostenible. Si ya lo están haciendo con el medioambiente en su propio país, quizás podrían liderar el mundo de otra manera. Desgraciadamente, mucho me temo que esto no será así y habrá que fiarlo todo a su deseo de seguir vendiéndonos iPhones y demás mandanga electrónica en paz.

Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *