Interior de la “caja fuerte” de 1.700 años de antigüedad